19 de octubre de 2009

Kyoto y Nara, el sol naciente

Ayer, nuestro tercer día en Kyoto no pudo amanecer mejor. A primera hora de la mañana la luz matinal nos acariciaba el rostro frente al Kikanku-ji (pabellón dorado). La belleza otra vez. Y nada más bello que pasear bajo la sombra de los cerezos en el llamado Paseo del Filósofo, adonde nos dirigimos después. Es un idílico sendero que serpentea bordeando un canal a lo largo de un par de kilómetros hasta adentrarse en el bosque. A la vera del paseo encontramos un mosaico de templos budistas y santuarios sintoístas: el Ginkaku-ji, el Eikan-do, el Nanze-ji… tan bellos como austeros y simples en sus formas, en su silencio, en sus espacios vacíos. O quizás era precisamente el vacío lo que sugería esa belleza intangible. A pesar del barullo de los turistas que merodeaban por ahí, conseguí por un momento abrir mi mente a las sensaciones, al rumor del agua y al sonido de la flauta que se oía a lo lejos.



Entre templo y templo el hambre apretaba, así que hicimos una paradita para comer a la sombra de los cerezos junto al rio. Compramos en un chiringuito unos cuantos sushis y makis... mmm... los mejores que hemos comido nunca, una explosión de sabores en la boca.


Hoy hemos estado en Fushimi Inari, a una corta distancia en tren desde Kyoto. El Fushimi Inari es una larguísima escalinata formada por cientos de toriis (puertas rojas sintoístas) que llegan hasta un santuario en la cima de un monte. Es un lugar tan bello como extraño. Hasta llegar a la cima, los toris de amontonan uno tras otro formando un estrecho e interminable pasillo, un aura especial recorre la roja oscuridad de Fushimi Inari. Cogiendo el mismo tren hemos llegado luego hasta Nara, una de las ciudades con mayor patrimonio histórico de Japón poblada por cientos de ciervos que corretean libremente entre turistas y templos centenarios. Nos ha cautivado especialmente la sobrecogedora belleza del soberbio templo Todai-ji y la pagoda del Kofuku-ji, junto a un pequeño lago repleto de tortugas y grullas.


Después de cuatro días en este país ya hay ciertas cosas a las que poco a poco nos vamos habituando. Ya no exclamamos —Oh! cada vez que pasa a nuestro lado alguien con kimono, pero aún seguimos asombrándonos a cada minuto. Nos gusta vivir en el mediterráneo más que en ningún otro sitio, pero no podemos evitar a veces hacer comparaciones. Os contaremos a modo de ejemplo cómo bajar de un autobús en Kyoto: primero bajan las personas que están de pie empezando por delante y hacia atrás, luego las que están sentadas de atrás hacia adelante. Sin empujones, sin pisotones, no hay ninguna norma al respecto, es una conducta voluntaria y espontánea, y sin embargo todos los pasajeros lo hacen de manera ordenada y educada. Al pasar por delante del chófer impecablemente uniformado, éste se despide, una por una, de todas las personas que bajan con un "arigato encantado de servirle” (o algo así) y una leve inclinación. Todos sonríen. En ese momento te preguntas si no podríamos ser también un poquito japoneses.

9 comentarios :

jony mentero dijo...

Jo també vull sushis i makis!!!!
Pero això d'anar en transport públic i no rebre galetes, insults i menjar-te els pets del que tens davant no és viatjar...

una abraçada

Germán dijo...

Pero vosotros, como buenos españoles, seguro que pagasteis claro....¿o no?

Un abrazo

Joan Marí Garí dijo...

Bones cosins, anem rebent informació detallada correcta, veig que cada dia estau descobrint nous racons !!!!!! Saludos de ta mare i s'abuela fins la propera.......... fascinat la descripció que feis de tot, quina enveja !!1

Anonymous dijo...

no sé si me ha gustado más lo del autobús o los sushis y makis!! mmm..!! qué ricos! nosotros tendremos que conformarnos con el hokkaido..y esa escalinata de camino al santuario..bufff!! increíble no? ya lo imagino..;) muchos besos y seguid disfrutanto de esas maravillas!
leyre

Anonymous dijo...

por cierto...y las fotooooossss!!!!!!¿¿¿¿¿¿????

Anonymous dijo...

ESO, ESO... QUEREMOS FOTOS DE ESE IMPECABLE AUTOBUS...

Anonymous dijo...

Vareu poder firar a la sortida de Fushimi Inari? Ja tens modelito? ;)
Espectacular seguiros, alegra cuerpo y alma

Neus

Javier y Katiana dijo...

Ja hem firat! Es teu obi color cru amb floretes verdes,meam com queda amb es teu kimono rosa. Pensam molt en tu... na Neus va veure això, això altra, em va dir que anem allà... MUAC

Paloma dijo...

En qué hemos fallado? Gran debate... :p Aqu´´i sigue reinando la picaresca... llevada al extremo, y al interés propio...

Disfrutad mucho!!!
Mil besos